Un cariñito para el ego / Ego boost!

photos by ©Efraín Bojórquez


Roll mouse over pictures to see camera and film information

Mucho se dice que debemos hacer las fotos para nosotros mismos. Que una foto debe satisfacer primero el alma del fotógrafo y lo demás es lo de menos. Pero, si este es el caso, ¿por qué entonces compartimos nuestras fotos? ¿acaso no es normal la búsqueda de validación? Contando una historia, presentándola como obra de arte o como una simple contemplación de lo que nos rodea… en fin, cualquiera que sea el propósito de una fotografía, el cumplimiento de dicho propósito éste será juzgado por quien ve la fotografía.

Sea cual sea el resultado, lo más seguro es que no sea universal, que no todo el mundo la aprecie o la interprete de la misma manera. Es por eso que, de vez en cuando, nos tropezamos con obstáculos muchas veces impuestos por nosotros mismos. ¿Será el trabajo que estoy haciendo suficientemente bueno? ¿qué dirá la crítica de esto que hago? ¿estaré transmitiendo bien el mensaje que quiero? En medio de tanto miedo, no es difícil imaginar que a veces nos resulte frustrante el no encontrar una imagen “digna” de ser presentada.

Es por todo esto que el simple hecho de que alguien aprecie tu trabajo toma una importancia monstruosa. Aunque tan solo sea para alimentar el ego o a manera de una palmadita en la espalda, saber que tu trabajo provoca interés es uno de los mejores cumplidos que pueden recibirse.

En esta ocasión comparto con ustedes una de las mayores palmaditas en la espalda que he tenido la oportunidad de recibir: la presentación como Artista del Mes de The Film Shooters Collective. Una entrevista a la que tuvo a bien invitarme Cameron Kline, fundador del Colectivo y en la que tuve la oportunidad de platicar un poco de lo que me mueve y me detiene a la hora de hacer fotografía.

Aquí está la liga a la entrevista: Efraín Bojórquez – Featured Artist – March 2016

Y Tú, por qué haces fotografía?

There’s an ongoing motto amongst photographers that states that we should only do our photos for ourselves. That a photo must first satisfy the photographer’s soul and that nothing else counts. But, if this is the case, why is it that we share our work? is seeking for validation really that big of a deal? Be it as a story, as a work or art or simply as a contemplation of what’s around us… whatever the purpose of the photograph is, this purpose’s accomplishment will be judged by others. By those who see the photo.

Whatever the result is, most likely it won’t be universal, in that not everybody will appreciate or interpret your work in the same way. This is why, every once in a while, we stumble upon self inflicted obstacles: is my work good enough? what will the critics say? am I transmitting the message I want to?. It’s no wonder that amidst all this fear, we become frustrated when we don’t find something good enough to show the rest of the world.

Because of all this, the simple fact of knowing that someone appreciates what you do takes a huge importance. Even if it is only to feed your ego or as a simple “‘attaboy“, knowing that your work is interesting enough for someone is one of the best compliments there is for a photographer.

This time, I share with you all one of those big ‘attaboys I’ve had the chance to get: a feature as Artist of the Month at The Film Shooters Collective. An interview to which Cameron Kline, founder of the collective, was kind enough to invite me several weeks ago and in which I had the chance to discuss a little about what funks me up and what makes tic as a photographer.

Here’s the link to the interview: Efraín Bojórquez – Featured Artist – March 2016

So, why do you do photography?

Cazando detalles – Detail hunting

photos by ©Efraín Bojórquez


Asahi Pentax Spotmatic; Ilford HP5+; Kodak D76 1+1

Cada cierto tiempo disfruto de una caminata sólo para buscar detalles en las calles de mi ciudad. Siempre me he sentido muy a gusto en el Barrio Antiguo de esta ciudad de Monterrey, pero últimamente, recorrer esas calles a horas tempranas de un fin de semana me ha dado la oportunidad de concentrarme en detalles que normalmente paso por alto cuando me tocan las calles llenas de gente.

No me quejo, la gente es un tema fotográfico que nunca se acaba, pero de vez en cuando es un alivio no tener que soportar miradas de reclamo y también se aprecia el tiempo extra que da lo inanimado para encuadrar, enfocar y disparar.

A esto le agregamos luz de mañana, con sus sombras largas y sus contrastes marcados y tenemos una fórmula que se lleva de maravilla con el blanco y negro.

Ya extrañaba estas caminatas!!

Every once in a while I enjoy a walk just to look for details in the streets of my home town. I’ve always been at ease in El Barrio Antiguo, in Monterrey, but, lately, I’ve come into the habit of walking those streets early in a weekend’s morning, which lends me the opportunity to focus on details I usually pass by when I hit the streets loaded with people.

It’s not that I complain about people. They make and un-ending photographic subject on their own, but it is a relief every now and then to take a photo without a resentful look. (The extra time you get with inanimated subjects for focusing, framing and shooting is also very much appreciated).

If you add morning light into the recipe, with its long shadows and its contrasty nature, you have a formula that goes hand to hand with black and white.

Boy, did I miss these walks!!

Autorretratos – Self portraits

photos by ©Efraín Bojórquez


Asahi Pentax Spotmatic – Varias películas y reveladores – Assorted film and developers

Técnica y estrictamente hablando, sólo la primer foto de esta galería es un autorretrato (sí, tomado con la Spotmatic y el Chinon 28 mm en enfoque manual… a la vieja escuela!!). Pero conforme crece este pedazo de cielo que me fue regalado, me doy cuenta de que es ése el verdadero autorretrato. De que nuestro más fiel reflejo ante la vida son nuestros hijos. Es en ellos que, consciente o inconscientemente volcamos nuestros anhelos, nuestras ambiciones, nuestras aficiones… pero también nuestros temores y dudas.

Sólo espero ser capaz de poder añadir los suficientes retoques para que este nuevo autorretrato sea una versión mejorada del que había estado vigente hasta ahora (al menos estéticamente, ya lo es).

Technically and strictly speaking, only the first photo is a self portrait (with a Spotmatic, a Chinon 28 mm and manual focus, no less… old school, uh?). But, as I watch this little piece of heaven bestowed upon me, I realize that this is the ultimate self portrait. Our truest reflection before life are our children. It is onto them that, consciously or otherwise, we pass our desires, our ambitions, our affections… but also, our fears and insecurites.

I just hope I’d be capable of adding just the right amount of retouches here and there to get this new selfie to be an improved version of the one that had been the norm so far (at least aesthetically, the job is done).

Las pequeñas cosas – Little things

photos by ©Efraín Bojórquez


Asahi Pentax Spotmatic – Ilford HP5+ 400@1600 – Revelado en D76 1:1

Es increíble que cosas tan pequeñas, tan irrelevantes en su momento, adquieran una carga emocional tan grande cuando se convierten en la moneda de cambio del recuerdo. It amazes me how things so little, so irrelevant in their time, gather such an enormous emotional load when they become the token of memories.

Magia por multiexposición

 

Si gustas ver la versión original en inglés del artículo, puedes encontrarla en The Film Shooters Collective. To my english speaking readers, you can find the original english version of the article in The Film Shooters Collective.
 
Cuando recién empecé en la fotografía con película, una de las primeras técnicas “experimentales” que me atrapó fue la exposición múltiple. No tanto para hacer imágenes compuestas como para la superposición de dos sujetos diferentes, complementarios. Sólo hace falta una búsqueda rápida en Flickr para darse cuenta de que las posibilidades son infinitas.

Al principio traté de combinar a las personas con su entorno. Tratando de superponer la sencillez de un rostro con algún fondo ajetreado, complejo. sin embargo, es más difícil de lo que suena.

Primero que nada, hace falta un compromiso enorme con ESA foto. Ya no se trata del simple acto de disparar y dejar que pase el momento. Se debe tomar una nota mental de la primera composición y tratar de hacer que la segunda embone. Más aún, si los dos sujetos no están juntos o a la mano, te quedas atorado con la mitad de tu idea hasta que encuentras ese complementario y elusivo segundo cuadro.

Casi renunciaba a las exposiciones múltiples cuando me topé con una técnica que inmediatamente capturó mi atención. Primero la vi y leí de ella de un amigo que la aprendió de un amigo que había leído de “un tipo ruso” con un método. En conversaciones recientes encontré que el nombre de este tipo ruso es George Obremski, pero he sido incapaz hasta el momento de encontrar algo que me lleve a su trabajo de múltiples exposiciones.

Básicamente, lo que se hace es tomar UN MONTÓN de exposiciones del mismo sujeto en el mismo cuadro… no dos o tres, sino 16 o 32… con la cámara en la mano!! La idea es inducir movimiento en la foto tratando de emular los efectos de una larga exposición, con la característica adicional de incluir los estados intermedios de tu sujeto en una acuarela surrealista de fotografía.
La esencia de la técnica es dividir una sola exposición en muchas por medio de la sub exposición controlada de cada tiro individual, de manera tal que la suma de esas sub exposiciones resulta en una exposición correcta. Esto se logra con un incremento en la velocidad del obturador, cerrando la apertura o con una combinación de ambas. Por cada paso efectivo de luz que exista entre la exposición correcta y la exposición de trabajo (la de cada cuadro) debe multiplicarse por dos el número de exposiciones. Ya se, ya se… son un montón de palabras en un pedacito, pero denle una mirada a las tablas aquí abajo para hacerse de una idea más clara y práctica.
Table 1
Table 2
Este tipo de multiexposición, a diferencia del que mencionaba en mi segundo párrafo, resulta ser una de mis más constantes búsquedas cada vez que tengo una cámara en las manos. Trato de hacer al menos una o dos fotos con este método en cada rollo. Aunque, debo admitir, no todas me gustan. Todavía me falta mucho por aprender para dominar esta técnica, pero de vez en cuando, con cierta frecuencia obtengo la foto que tenía pensada.

Con “dominar la técnica” me refiero más a un asunto temático que a la técnica en sí.

Por ejemplo, debe decidirse si se quiere que el movimiento en la foto sea originado por uno mismo (cámara en mano) o deberá ser inherente al sujeto (cámara en tripie). Si se hace correctamente, la primera alternativa impregna las fotos con una magia que hace recordar las pinceladas de los pintores impresionistas. La segunda, le confiere a la fotografía un efecto similar al de la larga exposición.
Otro tema recurrente, al menos para mi, es que no cualquier sujeto es susceptible de ser utilizado con este método. A veces se logran cosas maravillosas con una escena simple. Otras, el ajetreo y la repetición de patrones resultan agradables. Se tiene que desarrollar el ojo para esto.

Al final del día, creo que lo que más me gusta de esta técnica es el reto de lograr en cámara las cosas que se visualizan en la cabeza. Si, como yo, eres un romántico al que le encanta la emoción de esperar que salgan los negativos del tanque, te vas a enamorar de esta capa extra de misterio en un medio ya conocido por sus resultados menos que instantáneos.

Inspiración / Inspiration

 

Muchas cosas han pasado en los últimos meses que me han complicado un poco la publicación en el blog. Todo empezó con una remodelación de la casa, seguida por cargas inusuales de trabajo, el proyecto de la mochila, en fin… un montón de cosas que de una u otra manera redujeron el tiempo que destinaba a mis salidas fotográficas y a mis revelados.

Una de las cosas positivas, respecto a la fotografía, fue mi ingreso a un grupo fotográfico al cual estoy muy orgulloso de pertenecer. Se llama Film Shooters Collective y es un grupo internacional de fotógrafos que compartimos el amor por la película, el interés por los procesos involucrados en ésta y la convicción de que la película es un medio muy vivo, aún en esta época e industria tan cambiante.

A lot of things have happened in the last months that have made it difficult to keep the blog up to date. It all started with a house remodeling, followed by unusual work loads, the backpack project, you name it!… tons of things that in one way or another took some of the time I devoted to making my photos.

On the positive side, photography-wise, I had the chance to enter a group to which I’m very proud to belong. It’s called Film Shooters Collective and it’s an international group of photographers that share the love for film, the interest in the processes and workflows involved in it and the conviction that film is still pretty much alive, even in a time and an industry as dynamic as they come.

FSC Home
Una de las cosas que más me gustan de este grupo es el afán que se pone en la promoción del trabajo de todos los que estamos involucrados. Hay una sección especialmente dedicada a mostrar los perfiles de cada uno de los miembros junto con algo de su trabajo y ligas a los sitios y blogs individuales (abajo, la liga a mi perfil personal). One of the things I love about this group is the way they help promote each member’s work. You can find a section dedicated exclusively to showing the photographers’ work, along with a profile and the statements that make each and every one of them click away.
FSC EBG
Otra de mis secciones favoritas es la de los artículos escritos por los miembros del colectivo. Se incluyen revisiones técnicas y consejos de procesado para mejorar la técnica, así como ensayos personales y entrevistas a fotógrafos que forman parte del colectivo. En particular estas últimas me resultan muy interesantes como un medio para tratar de meterme en la mente de colegas que admiro. Apreciar un poco de la manera en que los demás ven el mundo siempre sirve como inspiración para mejorar en nuestra fotografía . Another one of my favorite sections is the one with articles written by members of the collectvie. You can find the likes of technical reviews, tips for processing and developing, personal essays and interviews to the collective’s photographers. These interviews have the appeal to be a medium to try and peek at the artist’s mind. Trying to appreciate the way other people see the world will always work as a source of inspiration to get better in one’s own job.
FSC Blog
Pero, sin lugar a dudas, la sección que más me gusta es la llamada “Inspiración”. Aquí, semana con semana, los administradores del grupo y de cuando en cuando algún invitado llevan a cabo un meticuloso proceso de curación en el que seleccionan imágenes afines suscritas por los miembros del colectivo para publicarlas todos los lunes en una entrada que contiene una docena de fotos a la vez.

Esta parte en particular me atrae mucho porque reúne fotos con un factor común: una emoción, un escenario, alguna cámara en particular o algún proceso alternativo. Lo más interesante del asunto es que todo el proceso de curación hace crecer cada fotografía al incluirla como parte de un todo, de manera coherente y congruente.

He tenido la fortuna de haber sido seleccionado para esta galería semanal unas cuantas ocasiones, lo que me motiva a seguirme esforzando y buscando esa elusiva imagen que llena el ojo de quien debe ser nuestro más severo crítico: nosotros mismos.

But, without a doubt, my favorite section is the one they call “Inspiration”. In here, week after week, the site’s admins (and once in a while a guest artist) embark in a thorough process of curating tons of submitted photographs by the members. The result of this process is the weekly publication of a dozen photos at a time.

This particular section turns out to be one of the most interesting to me because it binds together photos that have something in common: an emotion, a location, a piece of gear or a process. The intereseting part here is that every photograph grows beyond any sense of individual significance meant by the photographer in a coherent and congruent way.

I’ve been honored a few times having my photos selected for this secton, which motivates me to keep in the struggle for that elussive image that completely fills the eye and soul of that who should be our ultimate criticist: ourselves.

FSC Weekly Curated Photostream
De veras, es un sitio que vale mucho la pena visitar para todos los amantes de la buena fotografía en toda su esencia. No dejen de verlo y de comentar cada vez que puedan.

Además de la página del colectivo, pueden encontrar sus publicaciones en la página de facebook y las cuentas de twitter e Instagram bajo el hashtag #HeyFSC.

Really, it’s a site that’s well worth the time for any lover of good photography at its essence. Do not hesitate to drop by and leave a comment or two.

Besides following the collective’s site, you can also find content in the Facebook page, the twitter account and Instagram hashtag #HeyFSC.

Terapia ocupacional / Occupational therapy

photos by ©Efraín Bojórquez

A mediados de año, por ahí de abril, después de algún agotador photowalk, se me metió en la cabeza que necesitaba una mochila para mis cámaras. Cargarlas en un solo hombro con una messenger o una slingshot ya no era una opción, pues terminaba estos photowalks con la espalda torcida.

Empecé mi búsqueda considerando que quería una apariencia “retro” o “vintage” que le fuera a mis cámaras. Algo que tuviera carácter, cuerpo… ¡sustancia, pues! (no, no estoy hablando de café).

Ví algunos modelos de lona, otros de piel, otros de piel con lona, en fin. Al final, decidí que la opción era piel. Si me iba a gastar un buen dinero, tenía que ser en algo que durara toda la vida. Pero poco me duró la convicción. Los precios de lo que realmente valía la pena resultaron ser bastante elevados.

Tratando de convencerme aún que el costo valía la pena, me puse a ver videos de experiencias de usuarios con tal o cual mochila en particular. Fue viendo uno de estos videos que me tropecé con uno de algún tipo que había hecho su propia mochila. Viendo este video me encontré con otro que explicaba cómo coser dos pedazos de piel. En fin, una cosa llevó a otra y cuando menos pensé ya había comprado herramienta y estaba empezando a cortar las piezas de piel, preparándolas y cosiéndolas.

Para mi sorpresa (no tanta, en realidad, pues le dediqué mucho tiempo a razonar lo que estaba haciendo), la mochila quedó increíble. Para ser la primera vez que hago algo de este tipo, claro está. Y considerando también la cantidad de tiempo invertido (poco más de 300 horas de trabajo). Claro que tiene sus puntos de mejora pero, por el momento, estoy muy contento con mis resultados.

Debo decir que el diseño no es del todo original. Tomé unas partes de aquí, otras de allá y otras tantas de más allá, pues no quería hacer algo que fuera la copia de alguna otra cosa. Por algo que sí puedo tomar crédito es por haber hecho un diseño consistente, coherente.

Al final, me quedo con tres cosas. Primero y la más obvia, la mochila en sí. Hecha a conciencia y a mi gusto. Segundo, un renovado respeto, apreciación y admiración por la gente que se dedica a hacer esto para vivir. Y, por último, la satisfacción de haber hecho algo que es total y absolutamente mío, de principio a fin. Cada gramo, cada pulgada cuadrada y cada puntada.

Somewhere at the beginning of the year, around april, after one of many exhausting photowalks, an idea got stuck in my mind: I needed a backpack for my cameras. Hauling them around in just one shoulder vía slingshot or messenger bag no longer did it for me. I was not to spend another weekend with a crooked lower back.

I started looking for a “retro” or “vintage” look that went along with that of my film cameras. I was looking for something with character, a body… substance! (no, I’m not talking about coffee).

I saw some models in canvas, some others in leather, leather and canvas… you mention it! In the end, I went with leather. If I was going to spend a bunch of money, it had to be on something that was worth it. However, the conviction didn’t last. The sheer price of what seemed to be worth the expense turned out to be quite high.

I tried to convince myself that it was a smart thing to put my money into, so I started watching reviews on YouTube for the backpacks I had in mind. I was watching one of these videos when I bumped into another one from a guy that had made his own bag. Then, watching this new video, there was another explaining how to sew two pieces of leather together. One thing led to another and, when I least expected it, I had already bought some tools, cut some leather and was sewing my way into a new and sturdy backpack.

For my surprise (not really much of a surprise, considering the time I invested really reasoning what I was doing) the backpack ended up in pure awesomeness, considering it’s the first one I ever make, that is. And also considering the amount of time I invested on it (a wee bit north of 300 hours). Of course, there’s a lot of room for improvement but, for now, I’m quite happy with my results.

I must say that this is not entirely an original design. I took some elements from one model on Pinterest, some other from another one on Etsy, etc. The point was not to make an exact copy of anything I had seen. What I can take credit for, though, is to have made a consistent and coherent design.

In the end, I can say I’m left with three valuable things. First of all, the most obvious, the backpack itself. Well made and to my taste. Second, a renewed respect, appreciation and admiration for the people who do this for a living. And, last but not least, the mere satisfaction of having made something that is completely and utterly mine, from beginning to end. Every ounce, every square inch, every seam.

Descubrimiento / Discovery

photos by ©Efraín Bojórquez


Varias cámaras y películas / Assorted cameras and films

Me la he pasado los últimos meses tratando de encontrar un tema qué fotografiar, un motivo oficial o una declaración formal de por qué hago fotografía. Quizá todo eso haga falta para poder justificar un trabajo como arte o para ser tomado en serio como fotógrafo.

En lo que a mi respecta, creo que prefiero seguir redescubriendo el mundo a través de los ojos de mi hija: todos los días algo nuevo; todos los días algo fascinante; ¡todos los días algo que recordar!

I’ve spent the last couple of months trying to find a theme to photograph, an official motiff or formal statement as to why it is that I do photography. Perhaps it is all necessary as to justify a photo as a piece of art, or even to be considered seriously as a photographer.

As far as I’m concerned, I think I’d rather to continue in this re-discovery of the world through my daughter’s eyes: something new everyday; something fascinating everyday; something to rememder everyday!

Llegó el verano / Summer’s here

Desde hace tiempo pertenezco a una comunidad o colectivo de fotógrafos que trabajan con película. El espíritu de dicho colectivo me resulta muy atractivo: compartir conocimiento y experiencia a la vez que hablamos de una de las cosas que más nos gusta hacer: fotografías con película.Hará cosa de un par de semanas, se hizo la invitación para escribir un artículo acerca de los viajes de verano en un contexto fotográfico. Ofrecí mi ayuda y mi artículo fue seleccionado para su publicación en el blog del colectivo.

Comparto aquí la liga para que le echen un ojo. El texto y las fotos son inspiración de un servidor.

It’s been a while now since I joined a collective, or comunity, if you will. A Film Shooters Collective. The motto of said collective is quite attractive and engaging: share knowledge and experience while we talk about one of the thing we love the most: film photography.About two weeks ago, an invitation came out to write a piece about summer trips from a photographic point of view. I offered to help and my article was selected to be publsihed in the collective’s blog.

I share with you the link to the article. All photos and the words are the inspiration of yours trully.

Summer’s here – Film Shooters Collective

Mi vida – My life

photos by ©Efraín Bojórquez


Varias cámaras y películas / Assorted cameras and films

Hace tiempo que no dedicaba una entrada del blog a estas dos reinas de mi vida. Trato de mantener estas fotos muy para mi pues no están sujetas a manifiesto artístico o crítica alguna. Creo que, más allá de lo técnico, no es mérito mío el mostrar la belleza de lo que de por sí es bello. A pesar de lo subjetivo de esta cualidad, creo que hay una universalidad en encontrar la belleza en lo que se ama, de modo que ese mérito, el de encontrar la belleza en el día a día, tampoco es mío.

Lo que sí es mío… muy mío, es ese despertar todos los días ante un amor infinito; ante una verdad infinita.

It has been a while since the last time I dedicated a post to the two queens of my life. I try to keep these photos just for myself since they’re not subject to any statement or criticism. I think, beyond any technicality, that there’s no merit of mine in showingthe beauty in that which is inherently beautiful. In spite of the subjectiveness of this quality, there is universality in finding beauty in what you love, so, the merit in seeing this beauty in my everyday life, is hardly my own to brag about it.

However, what is in fact mine… vey much my own, is the fact that I wake up every day to an infinite love; to an infinite truth.