Magia por multiexposición

 

Si gustas ver la versión original en inglés del artículo, puedes encontrarla en The Film Shooters Collective. To my english speaking readers, you can find the original english version of the article in The Film Shooters Collective.
 
Cuando recién empecé en la fotografía con película, una de las primeras técnicas “experimentales” que me atrapó fue la exposición múltiple. No tanto para hacer imágenes compuestas como para la superposición de dos sujetos diferentes, complementarios. Sólo hace falta una búsqueda rápida en Flickr para darse cuenta de que las posibilidades son infinitas.

Al principio traté de combinar a las personas con su entorno. Tratando de superponer la sencillez de un rostro con algún fondo ajetreado, complejo. sin embargo, es más difícil de lo que suena.

Primero que nada, hace falta un compromiso enorme con ESA foto. Ya no se trata del simple acto de disparar y dejar que pase el momento. Se debe tomar una nota mental de la primera composición y tratar de hacer que la segunda embone. Más aún, si los dos sujetos no están juntos o a la mano, te quedas atorado con la mitad de tu idea hasta que encuentras ese complementario y elusivo segundo cuadro.

Casi renunciaba a las exposiciones múltiples cuando me topé con una técnica que inmediatamente capturó mi atención. Primero la vi y leí de ella de un amigo que la aprendió de un amigo que había leído de “un tipo ruso” con un método. En conversaciones recientes encontré que el nombre de este tipo ruso es George Obremski, pero he sido incapaz hasta el momento de encontrar algo que me lleve a su trabajo de múltiples exposiciones.

Básicamente, lo que se hace es tomar UN MONTÓN de exposiciones del mismo sujeto en el mismo cuadro… no dos o tres, sino 16 o 32… con la cámara en la mano!! La idea es inducir movimiento en la foto tratando de emular los efectos de una larga exposición, con la característica adicional de incluir los estados intermedios de tu sujeto en una acuarela surrealista de fotografía.
La esencia de la técnica es dividir una sola exposición en muchas por medio de la sub exposición controlada de cada tiro individual, de manera tal que la suma de esas sub exposiciones resulta en una exposición correcta. Esto se logra con un incremento en la velocidad del obturador, cerrando la apertura o con una combinación de ambas. Por cada paso efectivo de luz que exista entre la exposición correcta y la exposición de trabajo (la de cada cuadro) debe multiplicarse por dos el número de exposiciones. Ya se, ya se… son un montón de palabras en un pedacito, pero denle una mirada a las tablas aquí abajo para hacerse de una idea más clara y práctica.
Table 1
Table 2
Este tipo de multiexposición, a diferencia del que mencionaba en mi segundo párrafo, resulta ser una de mis más constantes búsquedas cada vez que tengo una cámara en las manos. Trato de hacer al menos una o dos fotos con este método en cada rollo. Aunque, debo admitir, no todas me gustan. Todavía me falta mucho por aprender para dominar esta técnica, pero de vez en cuando, con cierta frecuencia obtengo la foto que tenía pensada.

Con “dominar la técnica” me refiero más a un asunto temático que a la técnica en sí.

Por ejemplo, debe decidirse si se quiere que el movimiento en la foto sea originado por uno mismo (cámara en mano) o deberá ser inherente al sujeto (cámara en tripie). Si se hace correctamente, la primera alternativa impregna las fotos con una magia que hace recordar las pinceladas de los pintores impresionistas. La segunda, le confiere a la fotografía un efecto similar al de la larga exposición.
Otro tema recurrente, al menos para mi, es que no cualquier sujeto es susceptible de ser utilizado con este método. A veces se logran cosas maravillosas con una escena simple. Otras, el ajetreo y la repetición de patrones resultan agradables. Se tiene que desarrollar el ojo para esto.

Al final del día, creo que lo que más me gusta de esta técnica es el reto de lograr en cámara las cosas que se visualizan en la cabeza. Si, como yo, eres un romántico al que le encanta la emoción de esperar que salgan los negativos del tanque, te vas a enamorar de esta capa extra de misterio en un medio ya conocido por sus resultados menos que instantáneos.

Anuncios

2 pensamientos en “Magia por multiexposición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: