Vacaciones análogas

Sin duda, hay cierta magia en disparar con film. Desde el punto de vista fotográfico, podemos alegar un sinnúmero de características: rango dinámico, rango tonal, grano, saturación, profundidad, etc.

En nuestro más reciente viaje, sin embargo, no fueron estos detalles lo que me atrajo más al film. Primero, el hecho de detenerse a pensar cada foto te hace escoger mejor los momentos que quieres guardar. Sólo con detenerse a pensar un poco en las condiciones de luz para determinar apertura, velocidad, enfocar manualmente, hace que los momentos seleccionados dejen un mejor sabor de boca al recordarlos cuando finalmente ves las fotos. Y segundo, está también precisamente ése no poder ver tus fotos en ese momento (un sacrilegio para muchos digitalómanos!!) que te permite disfrutar tus vacaciones como Dios manda. Ya sea realizando actividades propias del lugar, yendo de compras, comiendo, disfrutando las travesuras de los niños, o simplemente sentándose a tomar unas cervezas.

Esto de olvidarte de las fotos por un rato y saltarte la necesidad de compartir cada momento de las vacaciones en Facebook en el momento en que están ocurriendo y pensar “al diablo con las fotos!! que se esperen!!” resulta en una catarsis vacacionera bastante sabrosa.

Al final de cuentas, si las fotos salieron, qué bueno. Si no… bueno, servirá como pretexto para tratar de revivirlas el siguiente año.

(Información de disparo al pie de cada fotografía… registro manual)

****

Without question, there is a certain magic into shooting with film. From a photographic standpoint we can argue about any number of features: dynamic range, tonal range, grain, saturacion, depth, and what have you.

In our most recent trip, however, it was none of there features what mattered the most. First of all, just having to stop for a while and think makes you choose your moments better. Thinking about the lighting conditions to determine aperture, shutter speed and focusing manually, makes the selected moments even more “tasteful” when you finally look at the pictures. And second of all, there is precisely this not being able to see your photos right away (a sacrilege to many digimanics!!) that lets you enjoy your vacations the way God intended to. Be it participating in local activities, shopping, eating, watching the little rascals, or just letting go drinking a few beers.

I tell you, forgetting about the pictures for a while and skipping the constant need of sharing every single moment on Facebook as it happens and thinking “the hell with the pictures!! let’em wait!!” turn out to be a great vacational catharsis.

In the end, if the pictures came out al right, good. If not… well, you have your an excuse for next year’s vacations.

(Shooting info at the foot of each picture… manually kept in a written log)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: